Bautismo

Mediante el bautismo cada niño es admitido en un círculo de amigos que jamás le abandonará, ni en la vida ni en la muerte” Benedicto XVI

El bautismo nos da la oportunidad de convertirnos en miembros del cuerpo de Cristo. Somos liberados del pecado y destinados a una vida en la alegría de los redimidos.

Este Sacramento se recibe en la parroquia de manera habitual el 3º domingo de cada mes después de la misa de las 12’30.