PEC

Del Proyecto Educativo de Centro:

MISIÓN

Nuestra misión es favorecer la educación de cada uno de nuestros alumnos desde una concepción cristiana de la vida, del hombre y del mundo, estableciendo una síntesis entre la fe y las distintas disciplinas académicas siguiendo las directrices de la Iglesia Diocesana de Valencia, sin olvidar la dimensión transcendente del hombre.

Para ello:

  • Promovemos la educación integral de nuestros alumnos, preparándolos para estar al servicio de la sociedad y ser anunciadores del Evangelio de Jesucristo, educando desde él a todos los miembros de nuestra Comunidad Educativa.
  • Tomamos, como parte de la Parroquia que somos, a la Iglesia como referente claro para el desarrollo de nuestra labor educativa.
  • Hacemos una opción clara de apertura a los más desfavorecidos.

VISIÓN

Pretendemos que nuestro colegio sea un centro educativo que ofrezca un ambiente acogedor y optimice sus recursos, siendo un complemento a la educación familiar, con la finalidad que nuestros alumnos alcancen una sólida formación desarrollando al máximo sus capacidades humanas y cristianas, utilizando un lenguaje positivo que nos acerque de manera familiar al alumno para que el proceso educativo no sea una mera transmisión de conociendo y además se nos distinga en nuestro entorno más cercano, no solo por nuestro nivel académico, sino también por nuestro compromiso, sensibilización social y actitudes positivas ante la vida, contando para ello con la máxima colaboración de las familias.

VALORES

Buscamos educar niños y jóvenes cristianos desde los valores del Evangelio: amor, perdón, caridad, sacrificio, sabiduría, obediencia,  aceptación de uno mismo…, acompañando y guiando a nuestros alumnos en su crecimiento personal desde:

  • El respeto a toda persona por su dignidad humana, cualesquiera que sean sus ideas y condicionamientos, optando por el diálogo, la comprensión y la no violencia en las relaciones humanas.
  • La responsabilidad personal ante el deber de aprovechar la oportunidad de adquirir conocimientos y destrezas, desarrollar capacidades y hábitos que maduren la personalidad y cualifiquen para el trabajo y servicio competente a la sociedad.
  • La solidaridad y sensibilidad orientadas al esfuerzo y compromiso personal, y a las relaciones personales y sociales, más allá de la competitividad y el desarrollo individualista.
  • La participación de los distintos órganos del centro con un espíritu crítico, orientado hacia la mejora continua.
  • El reconocimiento de todas las labores realizadas, personales o lectivas.